Importancia de usar la Boleta Electrónica en las empresas

Publicado el 22 junio, 2020

Durante muchos años, las empresas debieron gestionar los comprobantes de ventas y prestación de servicios de manera física, con talonarios que debían ser timbrados por el Servicio de Impuestos Internos (SII). En otras palabras, era un proceso bastante engorroso, al igual que gestionar su almacenamiento. Sin embargo, con la boleta electrónica todo esto cambió y, a continuación, te contamos todo lo que debes saber al respecto.

El sistema tributario chileno ha experimentado diversos cambios durante los últimos años, como la inclusión de nuevos regímenes y la obligatoriedad de la factura electrónica. En ese sentido, a comienzos de este año comenzó a regir la ley 22.210, la cual implica nuevos ajustes en materia tributaria y, entre todos, uno de los más relevantes es la obligatoriedad de la boleta electrónica.

Vale la pena precisar que esta ley modifica el artículo 54 de la Ley N° 825 Sobre Impuesto a las Ventas y Servicios. Anteriormente, se debía emitir boleta física solo a los consumidores finales, pero con esta normativa tanto las guías de despacho como las boletas deben ser emitidas electrónicamente, aunque es posible que sea requerida la representación física.

En la misma línea, cabe resaltar que es importante que dichas boletas electrónicas se guarden en formato XML para realizar los envíos de Reporte de Consumo de Folios al SII, evitando multas que pueden ir desde el 50% hasta el 500% de la operación que no tenga su comprobante, según lo establece el Artículo 97 N° 10 del Código Tributario.

¿Cuáles son los plazos para emitir boleta electrónica? 

Lo primero es tener presente las fechas referentes a la implementación de la boleta electrónica:

  • Desde el 1 de septiembre de 2020: para las empresas que ya adoptaron la emisión de facturas electrónicas.
  • Desde el 1 de marzo de 2021: para el resto de las empresas. 

Hablamos de un cambio de gran relevancia para el sistema tributario nacional, parte de un esfuerzo para reducir la evasión de impuestos. Además, la boleta electrónica permite optimizar las operaciones comerciales en un contexto bastante complejo como el actual, brindando a empresas de cualquier tamaño mayor claridad en lo que a flujo de caja respecta, lo que se traduce en balances financieros fidedignos. 

Ahora bien, la implementación de la boleta de venta electrónica -que ofrece múltiples beneficios- también conlleva importantes obligaciones por parte de las empresas, entre las cuales vale la pena mencionar:

  • Lo primero que debemos hacer es obtener la autorización por parte del SII para emitir boleta electrónica.
  • Una vez aprobado, debemos llevar un registro de cada boleta de venta electrónica en el Reporte de Consumo de Folios, el cual debemos enviar al SII diariamente.
  • Es recomendable guardar las boletas emitidas, pues siempre es conveniente tener estos documentos a mano en caso de ser requeridos por el ente fiscalizador.

Por otro lado, vale la pena precisar que la boleta electrónica ofrece grandes beneficios, como mayor seguridad en la gestión de estos documentos, ahorra tiempo y dinero, evita la gestión presencial de los talonarios (compra y timbraje), elimina la posibilidad de pérdida y se disminuyen los errores al traspasar la información a los registros de compra y ventas. 

¿Cómo hacer una boleta electrónica?

En la actualidad es posible encontrar soluciones que, incluso, podemos administrar desde nuestro smartphone, como DolPos -de Facele-, plataforma autorizada para emitir boleta electrónica y todos los Documentos Tributarios Electrónicos (DTE) que necesites gestionar.

Con esta herramienta de Facele, podemos agilizar la gestión comercial llevando un registro ordenado de los documentos emitidos, los cuales se diligencian con solo algunos pasos. En ese sentido, ¿cómo hacer una boleta electrónica con DolPos? Muy simple:

  • Ingresa los valores de los productos y DolPos se encarga de calcular el monto final.
  • Presiona «emitir boleta» y ésta será enviada de forma automática al SII.
  • ¡Listo, ya está todo hecho!

¿Y qué hay del timbraje digital de los folios? Facele, con todos sus mecanismos de emisión, los solicita automáticamente al SII, simplificando considerablemente la gestión financiera de nuestro negocio. Además, vale la pena precisar que si necesitas boleta electrónica, Facele se encarga de todo el proceso de certificación ante el SII. Todo, cumpliendo a cabalidad con las disposiciones establecidas por el ente fiscalizador, dejándonos más tiempo para concentrarnos en nuestra empresa.

Anterior
Ley de pago a 30 días: ¿Qué hay de la Guía de Despacho?
Siguiente
Los principales Beneficios del e-Commerce en las Pymes

Han confiado en Facele


Clientes siempre satisfechos, gracias a la excelencia de nuestros servicios.

VER CASOS DE ÉXITO
Abrir chat
1
Hola Facele quiero consultar sobre: